MUNDO

Médicos sudaneses cifran en 144 los civiles muertos desde el pasado sábado

JARTUM.- El Comité Central de Médicos sudanés informó hoy de que al menos 144 civiles han muerto y más de 1,400 han resultado heridos, una cifra inferior a la aportada ayer por la ONU de más de 180 fallecidos, desde el inicio de los combates el pasado día 15 entre el Ejército de Sudán y el poderoso grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR).

Este comité independiente aclaró en el informe que esta es una cifra preliminar de víctimas, ya que hay áreas a las que no ha podido llegar y contabilizar los muertos y heridos.

Este lunes, durante el tercer día de enfrentamientos armados, 47 civiles murieron y hubo 467 heridos entre civiles y militares, según el comité.

Una de las regiones más afectadas es Jartum, la capital, en la que al menos 10 personas perecieron.

En este informe no se incluye la región de Darfur, en el oeste de Sudán, una de las más afectadas desde el inicio del conflicto y donde la ONU y otras agencias humanitarias sí tienen más presencia para contabilizar las víctimas.

El Comité Central de Médicos aseveró que la cifra de muertos y heridos «aumentan a un ritmo exponencial» y advirtieron de las «nefastas consecuencias» de la pérdida de vidas, así como de «la dificultad de evacuar y contabilizar a los muertos, heridos, varados y otros detenidos».

Manifestó que la situación en los hospitales «empeora» ya que muchos centros sanitarios «están fuera de servicio debido al ataque con misiles, por los cortes de energía y la escasez de suministros y ayudas».

«Al tiempo que condenamos en los términos más enérgicos esta guerra en curso, apelamos y exigimos la apertura de pasos seguros para tratar a los enfermos y heridos, y para entregar suministros de alimentos y medicinas», apuntan los médicos en el informe.

Ayer, el enviado especial de la ONU en el país africano, Volker Perthes, dijo en una rueda de prensa que ya habían contabilizado más de 180 civiles muertos y más de 1.,800 heridos durante los tres días de combates, incluyendo a los tres cooperantes del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que fueron asesinados mientras trataban de servir a los sudaneses en el norte de Darfur.

En total, 250 programas de todo tipo de la ONU han tenido que ser interrumpidos y, además, millones de personas están sin acceso a comida, agua y otros servicios vitales por culpa de los combates, según la ONU.

Los enfrentamientos se producen tras semanas de tensiones entre el Ejército y las FAR sobre la reforma de las fuerzas de seguridad durante las negociaciones para formar un nuevo gobierno de transición.

Ambas fuerzas militares fueron las responsables de derrocar de manera conjunta en un golpe de Estado al gobierno de transición de Sudán en octubre de 2021.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba