NACIONALES

El ex satanista Félix Villalona hizo pacto con el demonio y ‘vendió’ a su madre

SANTO DOMINGO.- Félix Villalona tiene un testimonio macabro y espeluznante. Tuvo una infancia terrible. De niño, su madre se lo llevó a vivir a un prostíbulo de Boca Chica. El papá fue a rescatarlo: lo buscó y se lo entregó a una familia ajena. Esto desató una fuerte disputa entre sus padres. Él les guardó hondo rencor, sobre todo a la madre. Una señora lo adoptó como si fuera su hijo; desde ese momento, ella sería su madre postiza. Por fin había encontrado un regazo de cariño y afecto.

Un pariente lo abusó sexualmente en su niñez. En su juventud se hizo satanista. Adorador del heavy metal, del rock encendido y sus poderes ocultos. Leía la “Biblia satánica” de Lavey. Hacía ritos tenebrosos y siniestros, pero nunca ofreció gallinas negras ni sangre maldita. Pactó con el diablo en 1997.

Se metió al satanismo con otras dos personas. Esa trilogía satánica enroló a una veintena de personas. En un monte realizaban sus ritos; Félix derramó allí su sangre y se la ofreció al mismo Satán, en 1997. Se le apareció un ser gigante (Azazel), poderoso y bestial; él vio cómo desaparecía la sangre que caía de su dedo sobre un recipiente. El demonio se convirtió en tronco de árbol y emitía una voz intimidante. Félix pactó y ‘vendió’ a su madre: tanto rencor le tenía. El acuerdo macabro estaba consumado.

Hizo ese pacto a cambio de recibir fama, dinero y poder. Era vocalista y compositor de canciones satánicas. Estuvo en Desolación, la banda siniestra de rock. Ganó fama, sonó en radio y televisión. Vestía como LaVey: barba roja, uñas negras, ropas oscuras, cejas retocadas. En la clínica donde trabajaba era necrófilo: tenía sexo con cadáveres en un ascensor. Destruía iglesias evangélicas atormentando a los feligreses, en Los Guaricanos. Una de esas iglesias, azotada por él y sus compañeros, acabó con 75 hermanos luego de tener 500. Cayó preso por activista satánico y violador; lo soltaron, aunque no sabe cómo.

En 1991 nació su hija Chabeli. La procreó con su primera esposa, Marisol Keppin. Luego se separaron: Marisol estaba atormentada por los demonios visibles que visitaban la casa. No aguantó y rompió la relación. Félix laboró para una pequeña librería barrial, en Los Guaricanos. Un cliente era asiduo, iba con mucha frecuencia y en cada ocasión daba nombres diferentes. Iba detrás de Félix, para matarlo. Le habían pagado para que lo eliminara.

En una ocasión, Félix iba de espaldas y el tipo iba armado, pero no pudo disparar. Algo lo frenó: no pudo hacerlo. Años después, en un culto evangélico, se lo confesó al mismo Félix, y este se echó a llorar a lágrima viva. En un momento estaba dispuesto a terminar con su propia vida. Trató de ahorcarse pero el cable y la soga se rompieron, cada vez. Preparó una toma, salió al patio helado y se la bebió, esperando la muerte. Entonces ocurrió un milagro: se le apareció un ser angelical, enorme y resplandeciente, que movió su dedo a uno y otro lado, como diciéndole que no, que no era su hora. Félix vomitó a estómago revuelto y amaneció vivo. Lo cuenta bajo la misericordia del gran Señor.

Su padre murió en 2000, y su madre al año siguiente. Antes de morir, ya en lecho de muerte, Félix le pidió perdón a su progenitora y se reconciliaron. Fue el último aliento. Falleció. En 2004 chocó con Dios y Dios le cambió la vida. Ahora es otra persona: un animador cultural, predicador cristiano, escritor y consejero. Publicó su libro “Contra qué luchamos. Crónicas de un ex satanista”, donde cuenta su vida y su terrible experiencia espiritual. Hay que leer esa obra estremecedora, donde relata vivencias dentro de la iglesia.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Content is protected !!