Una trabajadora de salud fue condenada, por un tribunal de Birmingham (Inglaterra, Reino Unido) a dos sentencias de prisión por haber usado la tarjeta bancaria de una paciente fallecida para comprar patatas fritas, dulces y gaseosas en una máquina expendedora del hospital, comunicó la Policía británica.

En enero pasado, Ayesha Basharat, de 23 años, tomó la tarjeta y la usó solo 17 minutos después de que su titular falleciera. La joven realizó siete compras, pagando por ello mediante el sistema que no requiere la introducción de una clave.

Días después, Basharat intentó nuevamente comprar con esa tarjeta, pero ya había sido bloqueada. La joven fue arrestada en el hospital, en posesión de esa tarjeta bancaria. Inicialmente, la acusada afirmó que la encontró y la confundió con su propia tarjeta al pagar, pese a que eran de diferentes colores.

El tribunal declaró culpable de robo y fraude a la trabajadora del hospital, por lo que recibió dos condenas de cárcel de cinco meses que deben ejecutarse simultáneamente.

Fuente: RT

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here