La Romana.- Un niño de un año y dos meses, murió la tarde de ayer electrocutado tras hacer contacto con un alambre eléctrico cuando jugaba en la vivienda de su abuela, en el distrito de Cumayasa, provincia de La Romana.
El infante recibió quemaduras de primer, segundo y cuarto grado en el dedo de la mano izquierda cuando jugaba con un carrito que hizo contacto con una extensión eléctrica con el alambre pelado.
El niño era hijo del doctor Lino Rijo Baéz y la señora Yokaris González, quienes se encuentran desbastados por lo ocurrido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here