La reforma policial del 2016 fue una vergüenza, fomento el atraso y abolió derechos adquiridos por los policías con la anterior ley orgánica 97-04, afirmó el ex jefe de la institución, mayor general Bernardo Santana Páez.

Dijo que lo único a resaltar con esa reforma, que según afirma “no tuvo ningún objetivo”,  fue quitar el título de “jefe” al comandante general de la institución para llamarle “director”. Después no hubo más nada, esa fue una ley que está llena de errores conceptuales y que hay que adaptarla a lo que dice la Constitución”, agregó.

Santana Páez, quien es abogado y desempeño la jefatura de la Policía Nacional entre el 2005-2007, dice que hay que revisar esa ley de reforma básicamente en lo que tiene que ver con la investigación criminal, pues a su entender entra en contradicción con lo que estipula la Constitución de la República aprobada en el 2010.

La reforma policial del 2016 fue una vergüenza, fomento el atraso y abolió derechos adquiridos por los policías con la anterior ley orgánica 97-04, afirmó el ex jefe de la institución, mayor general Bernardo Santana Páez.

Dijo que lo único a resaltar con esa reforma, que según afirma “no tuvo ningún objetivo”,  fue quitar el título de “jefe” al comandante general de la institución para llamarle “director”. Después no hubo más nada, esa fue una ley que está llena de errores conceptuales y que hay que adaptarla a lo que dice la Constitución”, agregó.

Santana Páez, quien es abogado y desempeño la jefatura de la Policía Nacional entre el 2005-2007, dice que hay que revisar esa ley de reforma básicamente en lo que tiene que ver con la investigación criminal, pues a su entender entra en contradicción con lo que estipula la Constitución de la República aprobada en el 2010.

Explicó que el salario de un raso que era de RD$10,000 mensuales fue incrementado en un 40 por ciento, pero después de los descuentes correspondientes lo que le queda son poco más de RD$11,000.

“Entonces, qué trabajo puede hacer un raso con 11 mil pesos mensuales? Vamos a dignificarlos y si vamos a dignificarlos vamos a buscar un referente mundial en términos de salario”, propuso Santana Páez, quien entiende igualmente prudente el cambio del uniforme en la policía.

“Ya ese color gris no se usa, se está usando a nivel internacional un azulito que es muy fresquecito”, planteó, recomendando, además, modernizar la sede central de la institución que hoy en día ha quedado atrapada en plena ciudad.

Indicó que es prioridad reformular el sistema educativo de la policía, “tenemos que crear un nuevo policía que respete las garantías, que ejerza una labor de prevención del delito que es su misión fundamental, pero cuando ocurra el crimen que sepa recolectar las evidencias para ayudar al fiscal en la imputación del hecho”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here