África rebasó este viernes el umbral de los 100.000 muertos por la covid-19 tras el golpe de la segunda ola de la enfermedad, impulsada por nuevas variantes del coronavirus, mientras el continente intenta acelerar el despliegue de vacunas.

Los 55 países miembros de la Unión Africana (UA) suman 100.294 fallecimientos (4 % del total mundial) desde que se detectó el primer contagio continental el 14 de febrero de 2020 en Egipto, según informaron hoy los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África (África CDC), organismo dependiente de la UA.

Hasta la fecha, la región ha registrado 3,79 millones de contagios (3,5 % del total mundial), de los que 3,34 millones de pacientes lograron curarse, precisó África CDC en un boletín con datos vigentes hasta las 06:00 GMT de este viernes.

África es el último continente, excepto Oceanía, en superar la barrera de las 100.000 muertes -que Europa, por ejemplo, ya sobrepasó en abril de 2020-, aunque su tasa de mortalidad asciende al 2,6 %, superior al 2,2 % mundial, según la entidad de la UA.

A tenor de los datos oficiales, la región africana ha evitado, de momento, el efecto devastador de la pandemia observado en otras zonas como Europa o América.

TRÁGICO» AUMENTO DE MUERTES

Sin embargo, el continente sólo ha efectuado algo menos de 37 millones de test en una población de unos 1.300 millones de personas, circunstancia que sigue impidiendo tener una idea clara sobre el verdadero alcance de la pandemia en África.

Cinco países representan el 67 % de los casos: Sudáfrica (40 %), Marruecos (13 %), Túnez (6 %), Egipto (5 %) y Nigeria (4 %).

Las 100.000 defunciones se superaron mientras las nuevas variantes del virus avanzan en el continente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). «En todos los países africanos que han detectado las nuevas variantes -afirmó-, la pandemia se extendió más rápidamente en la segunda ola que en la primera».

«La variante 501Y.V2 (…), identificada por primera vez en Sudáfrica, predomina en Sudáfrica y Zambia y se ha detectado en un total de nueve países africanos, incluidos Botsuana, Comoras, Ghana, Kenia, Mozambique, Sudáfrica, Tanzania, Zambia y Zimbabue», señaló la OMS en un comunicado.

Asimismo, la variante B1.1.7, descubierta en el Reino Unido, se encontró en Gambia, Ghana, Marruecos, Nigeria, Senegal y Sudáfrica.

Las muertes por Covid-19 experimentaron un «trágico» aumento del 40 % en el continente durante el último mes, mientras los trabajadores sanitarios luchan contra variantes más contagiosas, reveló hace una semana la directora de la OMS para África, Matshidiso Moeti.

Los esfuerzos se centran actualmente en intentar acelerar el despliegue de vacunas en los países africanos, situados muy a la zaga en comparación con los países desarrollados, que ya han lanzado campañas masivas de inoculación.

POCAS CAMPAÑAS DE VACUNACIÓN EN ÁFRICA

La OMS, que durante semanas instó a los países ricos a donar sus excedentes de vacuna a naciones pobres, pidió este jueves que esas donaciones se coordinen bien a través de plataformas globales, como COVAX, para impedir repartos desiguales.

Pocos países de África han iniciado, de momento, campañas de vacunación contra el coronavirus, entre ellos Marruecos, Argelia, Egipto, Mauricio, Ruanda, Seychelles, Sudáfrica y Zimbabue.

En Sudáfrica, epicentro de la pandemia en África, la vacunación comenzó este miércoles, con dosis de la empresa farmacéutica Johnson & Johnson (J&J) que empezaron a aplicarse a trabajadores sanitarios.

Las dosis utilizadas, unas 80.000 que llegaron el martes, representan el primer envío de un total de 500.000 que Sudáfrica recibirá de urgencia de J&J, después de que este país modificara de forma repentina su plan de inmunización hace algo más de una semana.

Días después de recibir su primer millón de dosis de la propuesta de la farmacéutica AstraZeneca, el pasado 1 de febrero, el Gobierno anunció que no las aplicaría porque un estudio preliminar revelaba una eficacia muy limitada (22 %) contra la variante sudafricana.

Con todo, África CDC ha indicado que el continente aún confía en la vacuna de AstraZeneca (desarrollada con la británica Universidad de Oxford) para países que no han identificado esta variante.

La Unión Africana espera comenzar a distribuir la próxima semana un millón de dosis de AstraZeneca, afirmó este jueves el director de África CDC, John Nkengasong, en una rueda de prensa telemática.

«Ese será el primer intento de intentar llegar a unos veinte países con vacunas, y luego eso al menos nos permitiría comenzar a vacunar a nuestros trabajadores de la salud», aseguró Nkengasong.

La OMS adelantó el pasado día 4 que el mecanismo COVAX, creado para favorecer un acceso equitativo a las vacunas (correspondientes en su mayoría al fármaco de AstraZeneca), enviaría este mes a África unos 90 millones de dosis.

Para complementar la labor de COVAX, la UA ha asegurado 670 millones de dosis de vacunas que se distribuirán en 2021 y 2022.

Además, la Unión Africana informó hoy de que Rusia le ha ofrecido 300 millones de dosis de su vacuna Sputnik V, que estaría disponible durante doce meses a partir de este mayo, oferta que incluye un paquete de financiación para los países que deseen hacer reservas.

«Las asociaciones bilaterales y del sector privado como estas -comentó Nkengasong- son fundamentales en nuestros esfuerzos por poner fin a la pandemia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here