La pandemia de la covid-19, iniciada en marzo del 2020 sorprendió a la economía dominicana con un adecuado nivel de desempeño, el cual se perdió, debido a la necesidad de decretar una emergencia nacional que ha permanecido inalterable durante los últimos 11 meses.

Esto provocó la paralización de la mayor parte de las actividades productivas de la nación durante los meses de marzo y abril del 2020.

En efecto, para el 19 de marzo del 2020, gobierno del entonces presidente Danilo Medina se vio precisado, en plena campaña electoral, a decretar la emergencia nacional, los números iban en una buena dirección, ya que en enero, el crecimiento de la economía, según el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), del Banco Central, fue de 4.7%, y en febrero fue 5.3%.

Tras la declaración del estado de emergencia, la situación varió en forma dramática, y los números del comportamiento de la economía sí lo demostraron.

El mismo IMAE antes citado dio cuenta de que en el mes marzo, la caída fue de -9.4% y en el mes de abril la situación fue crítica, con una caída en la actividad económica de un -29.8%, caudada básicamente por las medidas de confinamiento.

Las actividades que más se vieron afectadas en el período enero-abril, fueron hoteles, bares y restaurantes (-34.1%); construcción (-24.5%); minería (-11.4%); Otros servicios (-9.7%); Transporte y Almacenamiento (-9.6%); Zonas Francas (-8.8%); y Manufactura local (-5.”%).

Medidas ante crisis

Las autoridades iniciaron un proceso de enfrentamiento a la crisis, siendo la alianza público-privada un factor que ha sido determinante en el proceso de reapertura de la economía iniciado en mayo y que se ha ido consolidando en los meses siguientes.

En los Resultados Preliminares de la actividad económica en el período enero-abril, el Banco Central, destacó la capacidad de recuperación que tiene la economía dominicana.
“Esta capacidad de recuperación de la economía dominicana es posible en gran medida por la composición diversificada de su aparato productivo y los encadenamientos entre las actividades económicas de impulso y arrastre que generan un efecto multiplicador en la economía.

El caso de la construcción, un sector que se ha caracterizado por ser determinante de los puntos de inflexión de las fluctuaciones cíclicas de la actividad económica, por ser el componente principal de la inversión doméstica en la demanda agregada, con una gran capacidad de arrastre del resto de las actividades económicas, incluyendo en forma a la industria en su conjunto”, destacó el documento.

El proceso de recuperación de la economía ha sido impulsado por una política monetaria expansiva por parte del Banco Central, que ha permitido poner a la disposición de las entidades de intermediación financiera liquidez en moneda nacional por 190 mil 814 millones de pesos (más de un 4% del PIB).

En el período, el Banco Central redujo la tasa de interés de política monetaria en 150 puntos básicos, de 4.50% a 3.00% anual.

El resultado de esas medidas ha sido el desembolso por parte de las entidades de intermediación financiera de unos 144 mil millones de pesos en créditos a más de 54 mil empresas de todos los tamaños.

El cambio de Gobierno trajo la duda de cómo enfrentaría el presidente Luis Abinader, la situación planteada, debido al temor de que nombrada en el equipo económico a un grupo de maromeros.

Las dudas fueron despejadas con la ratificación de Héctor Valdez Albizu como gobernador del Banco Central y un equipo económico a la altura de las circunstancias.

En lo fiscal, el Gobierno ha mantenido los programas de ayuda a los sectores más vulnerables, a la vez que ha implementado con el sector privado una alianza que ha permitido la reapertura del sector turismo, atraer nuevas inversiones y retomar e iniciar importantes obras de infraestructura.

Resultados

En noviembre del 2020, el Banco Central publicó los Resultados Preliminares de la Economía Dominicana enero- septiembre 2020 donde se presentaron las cifras del proceso de recuperación de la economía.

De acuerdo con el indicador mensual de la actividad económica (IMAE), en el mes de septiembre

la actividad económica presentó una variación interanual de -5.6%, cinco veces menor a la contracción de -29.8% observada en el pasado mes de abril.

El resultado acumulado de los primeros nueve meses del año muestra la reacción favorable de la economía dominicana a las medidas sanitarias de prevención frente al coronavirus, dispuestas por el Poder Ejecutivo desde marzo, así como a las acciones de política monetaria dirigidas a mitigar el impacto en la actividad económica del estado de emergencia sanitaria.

El documento dice que por actividad económica, se observan variaciones positivas en el valor agregado real de salud (12.4%), servicios financieros (9.2%), actividades inmobiliarias (4.2%), agropecuaria (3.8%), comunicaciones (2.1%), administración pública (2.1%) y energía y agua (1.1%).

Registraron variaciones negativas hoteles, bares y restaurantes (-47.5%), construcción (-15.8%), explotación de minas y canteras (-14.1%), otras actividades de servicios.

UN APUNTE

Seguridad alimentaria

El BC dijo que al concluir los primeros nueve meses del año 2020, el sector agropecuario se mantiene entre los sectores con variaciones interanuales positivas con un crecimiento interanual de 3.8%, evidenciado en el
desempeño mostrado por la agricultura (4.7%) y ganadería, silvicultura y pesca (0.1%). Este resultado es producto de las políticas de apoyo del Gobierno Central dirigidas a preservar la cadena de suministros y garantizar la seguridad alimentaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here