Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El dominicano Carmelo Mendoza, de 41 años de edad, quien la madrugada del pasado 3 de julio asesinó de 30 puñaladas a su esposa, la estilista dominicana Yaqueline Collado de 45, en el apartamento que compartían en Queens, y luego se apuñaló varias veces en el torso, tratando de suicidarse, fue acusado ayer lunes por un Gran Jurado de asesinato en primer grado y posesión criminal de un arma, por lo que enfrenta cadena perpetua.

La hija se lesionó una pierna mientras corría en busca de ayuda.

Un comunicado de la oficina de la fiscal del distrito de Queens, Melinda Katz, explica que Mendoza cometió el horrendo crimen en presencia de la hija de su esposa, en medio de una discusión entre la pareja.

Acuchilló sin piedad a la estilista en el pecho, el cuello y el torso.

Mendoza, fue llevado al hospital donde logró sobrevivir de las heridas auto infligidas.
La hija de la muerta le dijo a la policía que su madre le pidió que saliera del apartamento para que no presenciara la pelea, aunque la adolescente vivía con la pareja.

La hija estaba en su habitación cuando escuchó a su madre gritar su nombre, dijeron los fiscales. Salió corriendo hacia su madre y Mendoza viendo al hombre acuchillar a su progenitora e intentó detenerlo lanzándole objetos, pero no pudo.

“Me estoy muriendo, voy a morir, me estoy yendo”, relató la hija que le dijo su madre pidiéndole que saliera del apartamento.

Uno de os objetos golpeó a Mendoza que cayó al piso por un momento, se levantó y continuó apuñalando a la mujer, añade la fiscalía.

«Me estoy muriendo, vete», le repetía la madre a la hija.

Después de salir, la joven tocó las puertas de los vecinos, pidiendo ayuda a gritos. Llamó a su novio y al 911. Cuando llegaron los policías, encontraron a Mendoza tendido encima del cadáver de la víctima, en un charco de sangre, con un cuchillo de cocina cerca.

Mendoza enfrenta cadena perpetua si es declarado culpable.

“Este es el peor resultado de la violencia doméstica, un argumento que se volvió violento y mortal. El acusado supuesta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here