Compartir

SEÚL (Corea del Sur) .- Washington desplegó hoy al menos un bombardero estratégico B-1B en el marco de las maniobras aéreas que realizan esta semana con Seúl en la península coreana y que suponen una nueva exhibición de fuerza ante el desafío armamentístico del régimen de Pyongyang.

El bombardero, de base aérea Andersen de la isla de Guam, realizó ejercicios de bombardeos simulados con cazas furtivos estadounidenses F-22 y F-35 y cazas F-15 surcoreanos como parte de las maniobras anuales “Vigilante ACE”, informó a EFE un portavoz de la Séptima Fuerza Aérea de EEUU.

Las maniobras se llevaron a cabo en el campo de Pilsung, en la provincia de Gangwon, a unos 155 kilómetros al sur de la frontera con  Corea  del  Norte , según detalló más tarde un portavoz del Ministerio de Defensa Surcoreano.

Aunque inicialmente se pensó en dos bombarderos, ninguno de los dos partes confirmó el número de B-1B apareció después de que aparecían imágenes del simulacro enviado a los medios solo en un avión participando en los ejercicios.

Es más frecuente que habitual que los militares B-1B para subastar una posición de superioridad militar ante  Corea  del  Norte .

La última vez que lo hizo fue el 3 de noviembre, cuando envió dos días antes de la visita del presidente estadounidense, Donald Trump, un  Corea  del Sur en el marco de una reciente girada asiática.

Aunque “Vigilant ACE” tiene una frecuencia anual y está planeado antes de que  Corea  del  Norte  realice el pasado miércoles su último ensayo de misiles balísticos, similar operativo se haya utilizado como respuesta antes del lanzamiento.

De este modo, los “Vigilantes ACE” -que duran hasta el 8 de diciembre- de este año son los más antiguos ejercicios aéreos conjuntas que se recuerdan en la península coreana, con 230 aeronaves y unos 12,000 efectivos involucrados, y que ante todo cuentan con un despliegue inédito en cuanto al tipo de activos movilizados.

El ejército norcoreano disparó el pasado miércoles a modo de prueba el Hwasong-15, el que hasta la fecha es su ICBM más avanzado y que sitúa en Pyongyang cada vez más cerca de poder llegar a EE. UU. Con arma nuclear.

Se sabe que durante las maniobras conjuntas los aliados simularán ataques sobre falsas instalaciones nucleares norcoreanas y plataformas autopropulsadas como las que emplean el régimen de Kim Jong-un para desplegar sus misiles.

Las continuas pruebas de armas de  Corea  del  Norte , unidas al tono belicista usado por Donald Trump y los despliegues militares cada vez más enérgicos de Washington en la península, han incrementado la tensión regional hasta niveles inéditos desde el final de la Guerra de  Corea  (1950). -1953). EFE

DEJA UNA RESPUESTA