Compartir
Francisley Bueno

Las Reglas Oficiales de Béisbol dicen que se decretará “Balk” a todo acto ilegal del lanzador, con corredores en bases, según todos los ejemplos que aparecen (8.05), y su penalidad (la del balk) será el avance del o los corredores que existan para el momento del mismo. Entonces, la primera condición para el “Balk” es que debe haber corredores en base para que exista la posibilidad de que el lanzador cometa dicha infracción.

Ahora, lo que nunca habíamos visto sucedió el sábado en el juego de Aguilas Cibaeñas y Leones del Escogido, en el Estadio Quisqueya, donde Nelson de la Cruz, árbitro de tercera base, en el cuarto episodio le decretó un “Balk” al pitcher cubano Francisley Bueno con Starling Marte en la inicial y bateando Danny Richar.

Bueno, pitcher zurdo, por lo tanto, el ángulo más claro para decretar un “Balk” si lo cometió la tenía el de home Félix Tejada, o el de 1B: Domingo Paulino. Jamás el de la tercera.

De la Cruz fue ligero en su decisión, ya que no tuvo en cuenta que el propósito de la Regla del Balk es evitar que el lanzador deliberadamente engañe a los corredores de bases. Si el árbitro tiene dudas, la “intención” del lanzador será determinante. No obstante, deberá tener presentes algunos detalles específicos.

En los últimos desafíos hemos notado demasiadas inconsistencias y ausencia de autoridad en las decisiones de los jueces en la Lidom. Las “repeticiones” se están anarquizando, cualquierizando, y eso daña y le resta solemnidad al espectáculo. El árbitro tiene que ser justo y enérgico, y su misión primordial debe ser “marcar” la jugada sin apresurarse y mucho menos tratar de balancear.

El “Balk” más famoso que se ha cantado en la Lidom, ocurrió el jueves 27 de diciembre de 1973 en el Estadio Quisqueya. Lanzando Juan Marichal por el Escogido en la parte baja del primer episodio, el abridor del Licey, Rich Auerbach le conectó single. Al bate Teodoro Martínez, el corredor de la inicial hacía amagos de intento de robo. Estando Teodoro en conteo de 1-2 el árbitro principal Jimmy Scott le decretó “Balk” a Marichal, tras un movimiento raro cuando amenazó con tirar al primera base Cecil Cooper y no hizo el lanzamiento. Marichal le protestó a Scott su decisión, había realizado 7 pitcheos siendo expulsado del juego.

Los 15,541 fanáticos, 6,317 damas gratis y que en su mayoría fueron a ver a Juan no salían del asombro. Se unieron a la discusión Tito Fuentes y Felipe Alou y Scott los mandó a los dos a las duchas.

Auerbach pisó el pentágono y el Licey terminó ganando el encuentro 7×2.

El árbitro Jimmy Scott hizo valer el principio de autoridad y categoría sobre la dimensión de liga grande del astro Juan Marichal.

Twitter: @bienvenidorv

brojas@diariolibre.com

“La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido”

Anónimo

DEJA UNA RESPUESTA