Compartir

Por/ Wascar Fernández

Santiago: Rep. Dom,-A los que nuestros padres nos formaron con el total convencimiento de que no debíamos tolerar lo incorrecto y que no solo se trata de hacer las cosas bien, sino también denunciar lo que está mal.

Con tristeza despertamos al darnos cuenta que a causa de la degradación social en la que está inmersa nuestra República Dominicana, el mundo actual es otro, donde se te obliga a callar por el temor de ser castigado con cárcel y hasta la muerte si denuncias anomalías.

Uno de estos casos es el que ha ocurrido con la joven Dra. Dajabonera Solangel Taveras, la que en su cargo de Encargada de Farmacia del Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez de Santiago,y quien el 18 del mes de septiembre realizó la denuncia sobre anomalías en insumos que desaparecían del lugar, y pedía la intervención tanto de la Administración y procesos internos para que se investigara la situación y se castigaran a los culpables.

Oh sorpresa la castigada con tres (3) meses como medida de coerción  fue la Dra. Solangel Taveras, porque aquí el culpable es quien denuncia los delitos, no los delincuentes.

Ni siquiera mencionaré la crianza y las buenas costumbres de Solangel y su familia, porque quienes les conocemos sabemos la impecable conducta de todos sus miembros.

DEJA UNA RESPUESTA