Compartir

Una farmaceútica ha cedido la patente de un rentable producto medicinal a un pueblo nativo de Estados Unidos con un propósito que podría sorprender a muchos.

En septiembre, la compañía británica Allergan anunció que había transferido las patentes de Restasis, unas gotas que sirven para tratar los ojos secos, al pueblo indígena St. Regis Mohawk de Nueva York.

El acuerdo entre las partes determinó que esa comunidad, conformada por 3.500 miembros, autorizará las patentes del Restasis —que en 2016 recaudó 1.500 millones en ventas— solo a Allergan a cambio de desembolsos, recoge La Información.

La historia podría parecer beneficiosa para esa comunidad indígena, que obtendría ingresos por 13.750 millones de dólares, más unas regalías anuales de 15 millones para cubrir necesidades básicas no satisfechas, según un comunicado de Allergam. Sin embargo, algunos analistas consideran que se podría tratar de una jugada legal de esa compañía.

Vericuetos legales

EE.UU. considera que los pueblos indígenas son “soberanos” y no pueden acudir a los tribunales civiles, por lo que la forma podría “quedar por fuera de ciertos fallos administrativos”, recoge Marcasur.

En opinión del jefe legal de la farmacéutica, Bob Bailey, es una “oportunidad” para mejorar la “defensa de nuestra propiedad intelectual sobre Restatis” ante el Tribunal de Patentes y Junta de Apelaciones de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.

Allergam tiene un litigio en un tribunal texano que podría terminar con la comercialización de Restasis en 2024 pero, con el acuerdo logrado con el pueblo nativo, podría posponerse durante décadas, publica La Información.

El juez del caso rechazó la patente y afirmó que la farmaceútica británica “pagó a la tribu para comprar, o quizás más exactamente, para alquilar su inmunidad soberana”.

La enfermedad de las farmacéuticas

Luke McDonagh, profesor de Derecho entrevistado por’The Conversation y citado por La Información, cataloga la jugada como una “ingeniosa táctica legal” que, en parte, “justifica el desposeimiento histórico” de los pueblos indígenas estadounidenses.

“Utiliza el estado de la tribu para impulsar el poder corporativo y el control de los medicamentos patentados”, afirma McDonagh.

Otra de las críticas a la acción de la Allergam es que otros grupos indígenas siguen desprotegidos frente a los altos precios de los medicamentos.

DEJA UNA RESPUESTA